Talia Fiorella Cueva Chira
Curriculum Vitae | Talia Fiorella Cueva Chira
Talia Fiorella Cueva Chira
     
   
Imagen
 
LA NORMA PROCESAL

1)Teorías sobre la Naturaleza Jurídica de la Norma Procesal.
La Norma Procesal es una especie del género formado por las Normas Jurídicas, las que a su vez, en nuestra opinión, son una especie de las normas sociales . Sin embargo, lo que resulta problemático es asumir una posición en torno a la naturaleza jurídica de la norma procesal.
2)Un examen simplista del tema conduciría a afirmar que las normas procesales se determinan por su posición en el ordenamiento jurídico. A esta concepción suele Teorías sobre la Naturaleza Jurídica de la Norma Procesal.
La Norma Procesal es una especie del género formado por las Normas Jurídicas, las que a su vez, en nuestra opinión, son una especie de las normas sociales . Sin embargo, lo que resulta problemático es asumir una posición en torno a la naturaleza jurídica de la norma procesal.
Un examen simplista del tema conduciría a afirmar que las normas procesales se determinan por su posición en el ordenamiento jurídico.
Este desarrollo, aunque no lo parezca, tiene una gran importancia practica, pues sabe cuando estamos ante una norma procesal es determinante para definir temas trascendentes respecto a su eficacia, tales como su vigencia en el tiempo o en el espacio, el criterio de interpretación más idóneo u otros en donde la naturaleza de la norma determine cuales deben ser los instrumentos a ser utilizados para su análisis.
Describamos las propuestas teóricas de algunos procesalistas acerca de la naturaleza jurídica de la norma procesal.
a)Chiovenda y la Norma Procesal.
CHIOVENDA enseña que la norma procesal (a la que llama ley procesal) es: “la ley reguladora de los modos y condiciones de la actuación de la ley en el proceso, así como la de la relación jurídico- procesal” . Aunque la definición no es del todo feliz en tanto usa el concepto “ley” casi de manera tautológica, es interesante desarrollar su teoría en tanto sus elementos complementarios son de singular importancia.
Así el profesor de Bolonia afirma que la ley procesal tiene dos clases: la ley procesal material y la ley material formal. Esta es una afirmación trascendente, sobre todo por el momento histórico en que fue expresada. Dentro de una concepción tradicional y minusválida del proceso, se afirma que este solo consistía en el conjunto de formas que deberían ser cumplidas para poder defender los derechos en los tribunales.
Esta visión procedimental, del proceso lo convirtió en una ceremonia solemne, casi pagana, en donde el primer error es la formalidad empleada, atraía consigo la anulación y consecuente inutilidad. CHIOVENDA, contra lo expuesto, afirma que la ley procesal no es precisamente formal aunque admite que hay algunas que solo admiten tal función .
En otra opinión sobre lo que denomina la ley procesal, CHIOVENDA afirmas que esta pertenece al derecho público, en tanto regula una actividad pública. Sin embargo, considera que debe advertirse que si el conflicto sustancial materia del proceso es fundamentalmente de interés de las partes, la ley procesal está obligada a tomar en cuenta la voluntad de estas. Por esta razón, a pesar de que las leyes procesales son de derecho público, muchas de ellas son leyes dispositivas, es decir, no son absolutas.

CHIOVENDA, considera que las leyes procesales pueden ser dispositivas e impositivas. Las primeras son aquellas cuyo incumplimiento por las partes pude ser subsanado por estas, sea en forma expresa o tácita, y las segundas por las que exigen un cumplimiento obligatorio, aunque las consecuencias de la inobservancia dependen de la ley incumplida.

b)La Norma Procesal según Binding.
Al analizar la naturaleza de la norma procesal penal, BINDING expresa que esta tiene por objeto sancionar, pero no porque se haya violado un precepto sino, muy por el contrario, sanciona porque el precepto contenido en la norma se ha cumplido. A partir de esta concepción, BINDING afirma que la norma procesal penal es una norma de determinación porque no encierra ningún juicio de valor, sino simplemente está ejecutando lo que otra norma previa que se denomina –norma de valuación- ha establecido como regla de conducta.
Para establecer con mayor claridad la separación entre una y otra, BINDING afirma que las normas de valuación contienen juicios hipotéticos, genéricos, a manera de patrones de conducta. Las normas de determinación, en cambio, precisan la conducta (consecuencia) que se considera conforme o contraria a la norma de valuación .

c)Carnelutti y la Norma Procesal.
La tesis de CORNELUTTI, denominada de la instrumentalidad de la norma procesal, no defiere sustancialmente de lo expresado por CALAMANDREI. Ambas nos parecen derivaciones de la teoría de BINDING, a pesar, como ya se expresó, de que el pensamiento de este jurista alemán fuera desarrollado para explicar la naturaleza de la norma jurídica en el ámbito del derecho penal.


Según CORNELUTTI, las normas jurídicas son reglas de conducta que componen un conflicto de intereses. Sin embargo, las reglas que establecen los requisitos para que el mandato jurídico que soluciona el conflicto funcione son también normas jurídicas; la diferencia está en que a las primeras –las que solucionan conflictos de intereses- se les denomina normas materiales y a las segundas se les denomina normas instrumentales.
Las normas materiales componen inmediatamente un conflicto de intereses, sea imponiendo una obligación, sea atribuyendo un derecho. En cambio las normas instrumentales componen mediatamente un conflicto, y se caracterizan porque atribuyen un poder e imponen una sujeción. Las normas materiales e instrumentales se interrelacionan.
CORNELUTTI, analiza lo que podemos llamar la eficacia funcional o funcionalidad eficaz de la norma. Por un lado, aquellas que sirven para decidir el fondo de conflicto de intereses, a las que denomina materiales. Por otro, encuentra que hay normas que sirven para conducir el trámite para la declaración y aplicación de una norma material, es decir, para resolver el conflicto, a estas normas las llama instrumentales. Sin embargo, CARNELUTTI enseña que hay normas materiales que tienen eficacia instrumental, en tanto hacen posible el uso de la función jurisdiccional. Así como también hay normas instrumentales que proveen de derechos, es decir, tienen eficacia material. Los artículos 56º del Código Civil y 607º del Código Procesal Civil peruanos serian respectivamente ejemplos de cada caso .
En el caso de las normas instrumentales, dice que son las que establecen una relación de poder a sujeción a quien esta relaciona. Siendo el poder la expresión subjetiva del mandato, contiene la posibilidad de mandar al otro. La sujeción en cambio, es la expresión del mandato en su aspecto pasivo, es decir,

el reconocimiento de estar ubicado en el lugar inferior de una relación vertical. Las normas materiales, por otro lado, establecen una relación de derecho a obligación. El derecho – se refiere al subjetivo- es la posibilidad de valerse del mandato para prevalecer sobre el interés ajeno. La obligación, por su lado, viene a ser el vínculo impuesto por la voluntad de quien ejerce el derecho.
Diferencia entre sujeción y obligación, así la primera es la ineficacia de querer para sí; la obligación, en cambio, es la ausencia de libertad para decidir. Por eso el derecho y la obligación pueden ser violados, lo que no puede ocurrir con el poder y la sujeción, en tanto se trate de fenómenos endógenos del sujeto, estados psicológicos si se quiere. La facultad es la antítesis de la obligación, en tanto es la capacidad para obrar en el campo de la libertad, por lo que concluye que el derecho subjetivo no es otra cosa que un interés protegido por una facultad.
Desde la perspectiva de la función de la norma, expresa que se debe analizar su finalidad y eficacia. Afirma que desde la óptica de su finalidad, todas las normas son iguales, en tanto están previstas para conseguir la solución del conflicto de intereses. Desde su eficacia las normas pueden ser materiales e instrumentales. Este es el criterio del maestro de Milán.

d)La Norma Procesal según Calamandrei.
En opinión de CALAMANDREI- quien utiliza al igual que CARNELUTTI la teoría de BINDING- al regular la norma sustancial la relación jurídica material, esta es ajena al juez, en tanto no le dirige mandato . Esta dirección la diferencia de la norma jurídica procesal, la que inclusive le impone al juez el deber de sentenciar, en los términos previstos en la norma material. Para CALAMANDREI, entonces, la diferencia entre una y otra está en que el caso de la norma procesal el juez es su destinatario directo, debiendo ser este el criterio para identificarla.

CALAMANDREI lo explica de la siguiente manera:
“toda norma jurídica en su completa formulación no contiene solo un mandato dirigido a los coasociados, de observar un cierto comportamiento en el caso que se verifiquen ciertas circunstancias previstas como posibles, sino que contienen además, explícita o implícitamente, el anuncio de lo que el Estado hará cuando aquel mandato no sea obedecido en concreto; anuncio que se resuelve prácticamente en otro mandato secundario y accesorio del primero, por el cual el propio Estado ordena a los propios órganos jurisdiccionales observar un cierto comportamiento en el caso que el mandato primario haya quedado inobservado. Así, toda norma jurídica se descompone lógicamente en un sistema de dos normas complementarias, la primera de las cuales llamada norma principal o primaria se dirige a los coasociados, mientras la segunda, sancionatoria o sanción, se dirige a los órganos jurisdiccionales del Estado” .
e)James y Roberto Goldschmidt y la Norma Procesal.
Consideran que las relaciones jurídicas entre el Estado en ejercicio de su función jurisdiccional y un individuo, se rigen por un derecho llamado derecho justicial. Asimismo, consideran que las relaciones antes descritas- entre el individuo y el Estado –se divide es relación justicial material y relación justicial formal, correspondiendo a cada relación un tipo de derecho.
El derecho justicial material , está conformado por las normas materiales, llamadas también sustanciales, las que describen u orientan el contenido de una relación jurídico privada y por las normas judiciales materiales, atreves de las cuales el Estado otorga tutela jurídica, ejemplo de estos serian las que conforman el derecho penal.
El derecho justicial formal, en cambio, está formado por las normas dirigidas a los jueces, a efectos de regular el rito de pedir justicia al Estado.

En consecuencia el juez es destinatario de dos clases de normas: las procesales (formales) que son las que determinan su actuación, y las materiales que orientan y determinan el contenido de su decisión.
Las normas materiales, a su vez, se diferencian de las normas justiciales materiales, porque las primeras están dirigidas a los individuos prescribiendo el contenido de una relación determinada. Estas normas se encuentran en el derecho civil. En cambio las segundas se dirigen a los órganos jurisdiccionales encargados de hacerlas efectivas. Este es el caso de las normas penales.
En definitiva hay tres clases de normas: 1. Normas materiales, aquellas que regulan las relaciones entre individuos en un plano de igualdad. 2. Normas justicial material, ejemplo las normas de derecho penal. 3. Normas de derecho justicial formal, referidas a la manera de ejercer el derecho.
f)Carlos Carli y la Noma Procesal.La norma procesal “es una norma jurídica que contiene facultades, poderes y deberes impuestos al justiciable y al juez que se vinculan directamente con el justiciable y el juez”. Asimismo afirma que los caracteres más saltantes de la norma procesal son los siguientes: a) pertenece al derecho público, b) es instrumental y c) es autónoma.
Considera que hay tres clases de normas jurídicas. Por un lado, aquellas que contienen un juicio de valor respecto de la conducta humana, que será lo que se denomina norma de valuación. Así quien incumple un contrato será responsable por los perjuicios que su conducta genere, a esta se le denomina norma de decisión. Por otro, algunas se caracterizan porque precisamente establecen la sanción para quienes incumplan una norma de valuación. Finalmente hay normas que no contienen juicios de valor, ni tampoco ayudan al juez a decidir, sino sirven para planificar el sistema por el cual se va a usar una norma de decisión. A estas últimas las denomina normas de organización. Como resulta evidente a estas últimas corresponderían las normas procesales.
Las normas de organización, al encargarse de estructurar un sistema jurídico, determinan que dentro de ella podemos encontrar subtipos, así están las normas de valuación de la organización, referidas al derecho de un debido proceso, tenemos las normas de decisión de la organización, ayudan a que el juez tome decisiones al interior del proceso, y finalmente las normas de proceder de la organización, las que siendo las encargadas de regular los actos procesales, constituyen normas procesales por excelencia.

g)Satta y la Norma Procesal.
La norma procesal, contra lo que suele ser opinión pacifica, no es exactamente de derecho público . Dice que es una regla de juicios dirigidos a las partes, quienes deben cumplirlas. El juez, por su parte, solo declara o aplica la norma procesal inter partes, dada su calidad de juzgador. Este supuesto se demuestra en el hecho de que las únicas personas que pueden equivocarse respecto a la norma contenida en la norma procesal son las partes, quienes al hacerlo cometen un error, error in procedendo.
Se trata de una construcción teórica más brillante que sólida. Coteja con los datos que aporta la experiencia concreta, estas nos enseñan que las normas procesales también están dirigidas al juez, quien no solo orienta y dirige el proceso controlando la conducta de las pates, sino también actuando de acuerdo al mandato de aquellas que están dirigidas con exclusividad a él.
Por otro lado a riesgo de ser tautológico, advertimos que los mandatos jurídicos imperativos –contenidos en las normas procesales-, se explican por la naturaleza pública de estas. Y por otro lado hay mandatos imperativos contenidos en normas de derecho privado, cuando una norma –procesal o material- contiene la prohibición la realización de una determinada actuación procesal, sin duda es de derecho público.
También es cierto que la voluntad privada tiene una importancia mayor que la que se concede. De h echo hay algunas situaciones procesales que solo ocurren si una de las partes las provoca; incluso hay acuerdos de las aptes que como tales tienen eficacia procesal.

Esto ocurre debido a que, a pesar de la naturaleza pública del proceso, la relación jurídica material- establecida entre los que participan del conflicto de intereses- es de naturaleza privada.
3)La Norma Procesal en el Common Law.
En el common law la identificación jurídica de la norma procesal ha tenido y tiene una considerable importancia práctica. Sucesivas decisiones jurisprudenciales han establecido que en aquellos procesos en los que aparezca un conflicto sobre la aparición de la norma estadual y la norma federal, los casos llamados de diversidad de ciudadanía, debería tenerse en cuenta que los derechos sustanciales están reservados para las normas estaduales-por lo menos luego de lo resuelto en el célebre caso Erie Railroad v. tompkins (1939) -. En complemento a tal consideración, los derechos procesales eran determinados por las normas federales, concretamente las Reglas Federales de Carácter Civil. Sin embargo el problema se mantenía insoluble, pues subsistía el tema de cuando si esta ante normas sustanciales o procesales.
En este contexto, la Corte Suprema norteamericana empezó a considerar que las normas sustanciales se caracterizan por ser aquellas cuya aplicación va a ser determinante o definitivo para la solución de la causa. Como resulta evidente, el criterio adoptado, llamado prueba determinativa del resultado, di bien carece de rigor conceptual, tienen, en opinión de DENTI, un sentido pragmático . Sin embargo se considera que se debe tener mucho cuidado si se quisiera tomar este criterio como modelo. Así, nos parece que todo intento de anticipar teóricamente un criterio o método para conocer o determinar el efecto específico predecible sobre el resultado final de un caso, pervierte su uso y lo conduce a aplicaciones arbitrarias.

La razón alude a la Suprema Corte para llegar a tal conocimiento, se sustenta en lo que suele llamarse consideraciones de policía, es decir, en los criterios y tendencias sociales de la época, las que, a su vez, deben asegurar una función jurisdiccional que produzca soluciones justas, las que por derivación natural permitirán que se reafirmen los postulados constitucionales.
Este criterio es de importancia considerable para explicar aquellas zonas grises en donde, como su nombre lo indica, se toma imprecisa la determinación de la naturaleza jurídica de algunas normas, como aquellas referidas al tema de las pruebas. Partiendo de tal consideración, CHIOVENDA -para otro sistema y otro momento histórico- es coincidente con el criterio asumido por la jurisprudencia norteamericana, pese a que lo utiliza para sustentar la aplicación inmediata de la nueva norma probatoria a un proceso en trámite .
4)La aplicación de la Norma Procesal en el Tiempo.
CORNELUTTI enseña que la determinación de la norma que sea aplicada puede presentar tres tipos de problemas. Si hay barias normas para una situación procesal, se trata de escoger la pertinente. Si respeto de un asola decisión hay un sola norma, pero varias posibilidades de entenderla, el problema consiste en identificar la interpretación adecuada. Finalmente puede presentarse una situación procesal que no esté prevista en el sistema normativo. En este caso el problema consistirá en encontrar la manera de llenar el vacío. La solución de cada uno de estos problemas supone la existencia de tres categorías de normas: las de elección, las de interpretación y las de integración .la aplicación de la norma procesal en el tiempo en la línea de pensamiento propuesta por Carnelutti, sería el ejemplo de un problema derivado del descubrimiento de una norma de elección.
5)La Norma Procesal en el Espacio.
El tema planteado está referido al ámbito material que abarca la norma procesal, es decir, a la consideración de hasta donde alcanza su vigencia territorial. Atendiendo a que la norma procesal regula las actividades realizadas como consecuencia del ejercicio cono función jurisdiccional, actividad inherente al Estado, los alcances de la norma procesal están dados por la extensión de la soberanía nacional, concepción que se denomina principio de territorialidad.
6)La Interpretación de la Norma Procesal.
La claridad de la expresión escrita de una norma o de una declaración de voluntad como determinante de la prescindibilidad de la interpretación constituye un mito destruido por el derecho contemporáneo . En el caso de las normas procesales, la afirmaciones definitiva. No es posible concebir la aplicación correcta de una norma procesal a un caso concreto, si no tenemos una idea clara sobre su naturaleza y sentido.
El tema de la interpretación parece estar ligado al descubrimiento de lo que esa abstracción que llamamos derecho representa para la sociedad y los interés que abullen en ella, en un momento histórico determinado. Interpretar es establecer la conexión adecuada entre la palabra y el caso concreto .
7)La Integración de la Norma Procesal.
Una situación distinta se presenta cuando en un caso concreto no hay norma procesal aplicable . Nótese que en estos casos lo que hay es una omisión legislativa a una previsión que debió ser expresa, y no una laguna de la ley como suele decirse. Prueba de ello es cuando un hecho esta previsto por la norma, ésta representa o sustituye al ordenamiento jurídico en su integridad, en tanto no se requiere nada que no sea aplicarla.


Talia Cueva
   
 
Contacto
Para contactar conmigo